miércoles, 23 de diciembre de 2015

De lunes a viernes

- ¿Qué tal?

- Aquí de lunes.

4 días después...

- ¿Cómo estás?

- Aquí de viernes.


¿Y si en lugar de pasar la semana pensando en el fin de semana, intentáramos disfrutar cada día? El secreto está en vivir el presente, valorar lo ordinario y trabajar lo mejor posible. Así quizás la semana no se nos haría tan larga y el fin de semana tan corto.

¡Buena suerte!