sábado, 19 de diciembre de 2015

Hijos de nuestra época

No he vivido la guerra civil, ni la dictadura de Franco. Empiezo a ser consciente cuando Aznar es presidente. Nací en Argentina por el trabajo de mi padre, pero me considero de Madrid. No entiendo el problema del independentismo. No me identifico con derechas e izquierdas, por lo menos tal cómo lo entienden muchos. No se si antes se vivía mejor o peor.
La suerte que tenemos los jóvenes es la de no vivir condicionados por el pasado. Aprendamos de él. No nos avergüence nuestra historia común. No repitamos los mismos errores. La solidaridad nos une. La preocupación por los demás nos acerca. Los ideales altos nos mueven. Mejoremos España a través del trabajo y no la violencia. Aportemos nuestros puntos de vista, y no vivamos separados por la lengua, el origen y el credo.
El fútbol une, pero la juventud construye. Somos los protagonistas de nuestro tiempo.