sábado, 19 de diciembre de 2015

Próximamente

Próximamente dejaré de fumar. ¿Por el dinero? Sí. ¿Por mi salud? También. Pero sobre todo por ti.
Porque ya no te hago gracia, porque ya no te parezco interesante, porque ya no quieres que te llame para que bajes de casa a fumarte un pitillo por la noche conmigo. Porque te aburro. Porque te has sacado el carnet de conducir y no me necesitas. Porque has conocido gente nueva. Porque te parezco cursi, y empalagoso y hortera. Porque soy celoso y te quiero siempre conmigo. Porque no hago deporte. Porque no hablo idiomas. Porque me dan miedo los parques de atracciones.
-Ya no siento nada, dices. 
-Yo siento frío o hambre o dolor de cabeza. Pero a ti te quiero con la cabeza, con el corazón y con la voluntad.