sábado, 23 de abril de 2016

God save Spain

Ayer estuve hablando con un amigo que vive en Londres. Lleva un par de años trabajando allí. Le pregunté si pensaba volver a España próximamente. Me contestó que no tenía ganas de volver. El motivo era la situación política en España. Le desanimaba mucho. Decía que allí vive tranquilo. Que los políticos no son el centro de atención, que la gente mira al futuro, y que no se queda estancada en el pasado como aquí. Que los ingleses están orgullosos de serlo, y no viven acomplejados. Añadió por último —y esto me dolió —que muchas veces le da vergüenza decir que es español.

Ojalá se equivoque, ojalá España vuelva a ser una gran nación, ojalá nuestros hijos se sientan orgullosos de su país, ojalá yo pueda contribuir a ello.